A dental professional wearing safety PPE gear and white lab coat smiling compassionately

Salud Periodontal

Por salud periodontal se entiende la salud del periodonto, que es el conjunto de tejidos que rodean cada pieza dental. Incluye las encías, los tejidos conjuntivos y el hueso alveolar. Conforme a la nueva clasificación de la EFP (Federación Europea de Periodoncia)/AAP (Academia Americana de Periodoncia), la salud periodontal se define como la ausencia de enfermedad (inflamación), según evaluación clínica, y tiene en cuenta la respuesta inmunitaria natural que comporta niveles de marcadores biológicos e inflamatorios compatibles con una situación de equilibrio (homeostasis). Las enfermedades periodontales son afecciones que afectan al periodonto de diversas formas, siendo las más frecuentes la «gingivitis» y la «periodontitis».

 

  • Etiología, causas y síntomas

    La nueva clasificación de la EFP/AAP reconoce dos grandes categorías de enfermedades gingivales: las enfermedades gingivales no inducidas por biopelícula de placa dental y la gingivitis inducida por la placa dental. Las enfermedades gingivales no inducidas por biopelícula de placa dental abarcan diversas afecciones que no están causadas por la placa y que, por lo general, no se resuelven después de la eliminación de esta. Estas lesiones pueden ser manifestaciones de una enfermedad sistémica o pueden estar localizadas en la cavidad bucal. La gingivitis inducida por la placa dental cursa con gran variedad de signos y síntomas clínicos, se resuelve por completo mediante un control adecuado de la placa y tanto los factores predisponentes individuales como los factores sistémicos pueden afectar a su alcance, gravedad y progresión.

    Si la gingivitis no se trata y se compone de otros factores (genéticos, ambientales, individuales), la inflamación provocada por las bacterias evolucionará a periodontitis. La periodontitis se caracteriza por un proceso destructivo irreversible que afecta a todos los componentes del periodonto, es decir, el hueso alveolar, el cemento de la raíz dental y el ligamento periodontal.

    Se cree que cerca de la mitad de los adultos de más de 30 años sufren cierto grado de enfermedad periodontal, pero la prevalencia real puede ser aún mayor. Los siguientes factores también pueden contribuir al incremento del riesgo de gingivitis:

    • Tabaquismo

    • Envejecimiento

    • Diabetes

    • Estrés

    • Un sistema inmunitario debilitado

    • Embarazo

    • Determinados medicamentos que causan sequedad bucal

    • Factores hereditarios

    Más información sobre la nueva clasificación de las enfermedades periodontales de la EFP/AAP en: https://www.efp.org/publications-education/new-classification/ y en SEPA https://www.sepa.es/web_update/

  • Repercusiones para la calidad de vida de los pacientes

    Las enfermedades periodontales tienen consecuencias individuales y generales para la salud humana. Muchos de los síntomas individuales como el sangrado, el mal aliento, la retracción de las encías, la movilidad de las piezas dentales, el dolor y la caída eventual del diente, pueden afectar enormemente la calidad de vida de los pacientes y causar incomodidad y ansiedad.

    El sangrado de las encías es habitual en todas las fases, y es posible que los pacientes también experimenten dolor y sensibilidad debido a la inflamación gingival. Esto podría afectar al disfrute de determinados alimentos y dificultar una higiene oral adecuada.

    A medida que la enfermedad periodontal avanza, las encías se retraen y dejan expuesta la dentina de la raíz. En consecuencia, junto con la periodontitis aparece la hipersensibilidad dentinaria y las caries radiculares, que empeoran aún más la calidad de vida y exigen un tratamiento más invasivo.

    La periodontitis crea bolsas entre las piezas dentales y las encías que pueden resultar difíciles de limpiar. Los alimentos y las bacterias pueden quedarse atrapados ahí, lo que genera mayor acumulación de placa y halitosis o mal aliento. Esto puede ocasionar al paciente unos niveles considerables de vergüenza y ansiedad.

    La enfermedad periodontal avanzada puede ocasionar la caída de piezas dentales, lo que también puede resultar perturbador para los pacientes. Si la pieza dental es visible, su ausencia podría menoscabar la confianza y la autoestima del paciente.

    Desde el punto de vista de la salud sistémica, la inflamación persistente de los tejidos periodontales podría contribuir al aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular, nefropatía crónica y artritis reumatoide, y afectar negativamente al control de la diabetes y el desenlace del embarazo.

    617617109
  • Prevención, control y tratamiento

    La mejor forma de prevenir las enfermedades periodontales es mantener una higiene bucodental correcta para controlar bien la biopelícula bucal. Sin embargo, en pacientes muy susceptibles las enfermedades periodontales pueden desarrollarse a pesar de los esfuerzos por realizar una higiene bucodental correcta. La rutina de higiene bucodental correcta realizada a diario debe acompañarse de visitas periódicas al dentista para facilitar el diagnóstico temprano y el seguimiento adecuado en caso de que aparezca la enfermedad.

    El tratamiento de la gingivitis requiere la eliminación del sarro y la placa dental acumulados. Esto se denomina profilaxis dental profesional (o eliminación del sarro supragingival o limpieza dental) y la realizan los profesionales de la salud bucodental. Además, los pacientes deben mejorar la higiene bucodental diaria y obtener ayuda para controlar los factores de riesgo. Los pacientes también pueden utilizar enjuagues bucales y dentífricos antibacterianos de venta sin receta que contienen diversos principios activos como iones de estaño, de zinc o clorhexidina para suplementar la eficacia de la eliminación mecánica de la placa por medio del cepillado diario.

    El tratamiento de la periodontitis consta de varias fases. En el tratamiento inicial, las bacterias se eliminan de las bolsas periodontales por medio de la eliminación del sarro y la limpieza de la superficie radicular (tratamiento periodontal convencional o no quirúrgico, limpieza profunda). Esta fase tiene por objeto eliminar la placa, el sarro y el tejido dañado del interior de las bolsas periodontales y las superficies radiculares.

    En etapas más avanzadas de enfermedad periodontal, puede ser necesario el acceso quirúrgico a las bolsas periodontales profundas por medio de cirugía periodontal (o tratamiento periodontal quirúrgico). En ocasiones, la cirugía periodontal también puede implicar la aplicación localizada de procedimientos de regeneración periodontal.

    Con estos tratamientos, la enfermedad periodontal se controla y los pacientes entran en la fase de mantenimiento. Esta fase es crucial para conseguir el control a largo plazo de la periodontitis y conlleva una higiene bucodental diaria personal adecuada con productos antimicrobianos, junto con seguimientos periódicos de un profesional de la salud bucodental.

    Más información sobre las últimas directrices para prevenir y tratar las enfermedades periodontales en el sitio web de la EFP (Federación Europea de Periodontología) https://www.efp.org/publications-education/ y en SEPA https://www.sepa.es/web_update/

     

Productos

Water droplet with cups inside on a red background

 

 

Ver más

Recursos

Water droplet with cups inside on a red background

 

 

Ver más

Educación para los profesionales

Water droplet with cups inside on a red background

 

 

Ver más